Instrumento principal

Un alumno de la Escuela de Música Creativa toca el violín en un concierto

La clase especializada de instrumento, junto con el lenguaje musical y la práctica en grupo, es uno de los pilares de la enseñanza musical. Aprender a tocar cualquier instrumento es un proceso complejo y diferente para cada persona. Nuestro enfoque flexible y abierto se adapta a cualquier perfil de alumno y responde a tus necesidades y tus intereses en cada fase.

Clases individuales de 30′ (sólo si se está matriculado en otra asignatura), 45′ y 60′ por semana. Para el nivel inicial existe la opción alternativa de la clase de instrumento en grupo, especialmente indicada para esta fase de aprendizaje

Hay cinco NIVELES de aprendizaje: Básico A y B (Formación Básica), y Medio 1, 2 y 3 (Etapa Media o Grado Profesional). El cumplimiento de un nivel no depende de un período de tiempo fijo sino de la superación de una serie de objetivos de aprendizaje. Este sistema permite que cada alumno aprenda a su ritmo: avanzar más o menos deprisa depende, lógicamente, de tu trabajo y tu rendimiento. Mediante sencillos ejercicios de evaluación continua en clase se determina tu progreso y nivel en cualquier momento del curso, no únicamente al final.

En los primeros 3 niveles, hay una libertad considerable en cuanto al tipo de repertorio – las capacidades técnicas y musicales se pueden aprender a través de una gran variedad de estilos. A partir del Nivel Medio 2 el tipo de capacidades que se desarrollan apuntan cada vez más hacia el Jazz y los estilos relacionados.

El aprendizaje de instrumento se basa en hacer competente al alumno en las siguientes áreas:

  • Oído: El oído y el instrumento: Cuando interpretas una melodía, lees una partitura, acompañas o improvisas, tu capacidad auditiva te permite anticipar, tomar decisiones en el momento y valorar / corregir después. Te da confianza y permite aflorar tu espontaneidad y creatividad.
  • Lectura: Comprender la notación musical y leer eficazmente y con un buen resultado musical es una parte básica esencial de la preparación de cualquier instrumentista.
  • Técnica: Tu equilibrio y postura al tocar, el desarrollo de la independencia, destreza y memoria muscular para controlar la producción del sonido, las articulaciones, las digitaciones y recursos expresivos con el fin de hacer música.
  • Acompañamiento (bajo, batería, guitarra y piano): el aprendizaje de los recursos necesarios para acompañar a otros músicos: aprenderás a adaptarte a distintas situaciones y estilos musicales y responder de forma musical.
  • Armonía: La comprensión de la armonía es fundamental para el instrumentista moderno. Entender auditiva y teóricamente las progresiones de acordes de cualquier tema permite desarrollar tu libertad para improvisar.
  • Improvisación-creatividad: La creación de melodías en tiempo real es una capacidad fundamental en todos los estilos de música actuales. También lo es poder crear tus propios temas, acompañamientos y arreglos.
  • Aprovechamiento del estudio: El profesor sólo estará contigo una clase a la semana, así que es fundamental aprender a estudiar solo de forma organizada, para  aprovechar al máximo tu tiempo.  Según avanzas aprenderás a valorar tu propio progreso de forma autónoma y realista, así como a resolver tus propios problemas de aprendizaje.

CONSULTA LAS DISTINTAS
ESPECIALIDADES DE INSTRUMENTO Y SUS PROFESORES

 

Solicita más información

Si tienes alguna duda o consulta

CONTACTA CON SECRETARÍA

de lunes a viernes
de 10:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente

Telefono

91 521 11 56 ext. 1

 

  • Suscripción al Boletín