DESCUBRE NUESTRO ÚLTIMO TRABAJO: SOUNDTRACK '16

Si la música fuera una fruta jugosa que crece al sol, sería imperdonable regar los árboles y cuidarlos para después dejar que la cosecha anual se perdiera en lugar de recogerla, disfrutarla y compartirla.

Como las cosechas para la tierra, los cursos marcan el paso del tiempo en una escuela; cada “año creativo” es diferente y, como es natural, tiene una banda sonora original única e irrepetible. Un soplo de aire fresco, diverso, veraz y auténtico. Una huella sonora imborrable.